Cirugía refractiva

Actualmente es posible vivir sin depender de gafas o lentes de contacto. La mayoría de los defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo, pueden ser corregidos con extrema precisión y seguridad gracias a los continuados avances en el campo de la cirugía ocular.

El Láser Excimer permite mediante la exacta y controlada eliminación de tejido corneal, remodelar la superficie de la córnea, de esta manera la nueva curvatura consigue el correcto enfoque de las imágenes sobre la retina.

Se pueden beneficiar de este tipo de intervención:

  • Mayores de 18 años
  • Defecto refractivo estable
  • Ausencia de enfermedad ocular importante

Ventajas

CÓMODA

  • La duración total de la intervención es de aproximadamente 10 minutos.
  • Tratamiento simultáneo de ambos ojos.
  • Anestesia tópica (gotas).
  • No se siente dolor ni durante ni tras de la intervención.
  • No se ocluyen los ojos.
  • Recuperación visual rápida.
  • Incorporación a su actividad normal al día siguiente de la intervención.

SEGURA

  • Al tratarse de una técnica no invasiva (extraocular) no existe riesgo de complicaciones oculares internas.
  • La luz ultravioleta del Láser Excimer no penetra más allá del punto de contacto, por ello no puede alterar ninguna otra estructura del globo ocular.

PRECISA

  • La Técnica Lasik ofrece la más alta precisión en sus resultados.
  • Es la técnica más común. Está indicada para miopías entre 1 y 15 dioptrías, Hipermetropías entre 1 y 6 dioptrías, y astigmatismos entre 1 y 6 dioptrías.

La intervención

  1. Tras de la aplicación de unas gotas de colirio anestésico y de un separador para los párpados, un instrumento llamado Microqueratomo automático levanta una fina lámina de tejido corneal.

  1. Una vez levantada la lámina corneal quedan al descubierto las capas más profundas de la córnea, el estroma. La luz ultravioleta del láser Excimer remodela el estroma corneal.

  1. Finalmente se recoloca la lámina corneal en su posición inicial, donde se ajusta con seguridad y sin necesidad de suturas.

Alternativas

Cuando el rango de dioptrías a corregir es superior al aconsejado para el Láser o bien la edad del paciente o circunstancias del ojo lo aconsejen, se puede optar por la cirugía intraocular.

En pacientes con miopía o hipermetropía elevadas se puede colocar una lente flexible delante del cristalino y detrás del iris, que corregirá el defecto de refracción.

En pacientes mayores de 40-45 años con defectos refractivos elevados y/o indicios de cataratas incipientes, está indicada la sustitución del cristalino por una lente intraocular con el grado de dioptrías que precise cada paciente.

Estos dos últimos procedimientos quirúrgicos se realizan también con anestesia tópica (gotas), sin ingreso y sin necesidad de vendajes.